jueves 22 de agosto de 2019 - Edición Nº260

Fútbol | 5 feb 2019

La historia del arquero de El Porvenir: de campeón del mundo con la Selección Sub 20 a luchar en el Ascenso

El portal de noticias Infobae hizo un recorrido por la carrera deportiva de Bruno Centeno, arquero de El Porvenir de San Clemente que jugó en la Selección y ganó el Mundial Sub 20 de Canadá 2007.


El 22 de julio de 2007, en Toronto, Canadá, Bruno Centeno vivió uno de los días más felices de su vida. La selección argentina Sub 20 de Hugo Tocalli, en la que brillaban futbolistas como Sergio Romero, Federico Fazio, Gabriel Mercado, Éver Banega, Emiliano Insúa, Leonardo Sigali, Maximiliano Moralez, Mauro Zárate, Sergio Agüero, Papu Gómez, Ángel Di María y Lautaro Acosta, vencía 2 a 1 a República Checa en la final y se consagraba campeona del mundo.

"Me tocó compartir plantel con jugadores importantes, es un recuerdo eterno. Fue un buen año y coronarlo con un campeonato mundial con la Selección es lo mejor que te puede pasar", rememoró el oriundo de Pinamar, en diálogo con Infobae.

Centeno vivía un presente de ensueño, ya que además de conseguir el subcampeonato sudamericano y levantar la Copa del Mundo con su país, también logró ser sparring de la Selección Mayor cuando Alfio Basile decidió crear un combinado local de cara a la Copa América de Venezuela.

Inició su carrera en San Vicente de Pinamar. Luego de un año en las divisiones inferiores de Boca (compartió plantel con Juan Forlín, Oscar Trejo y Josué Ayala) recaló en San Lorenzo, donde llegó con edad de Séptima División de la mano de Fernando Berón y Gabriel Rodríguez.

En el Ciclón su progresión fue notoria, lo que le permitió ser citado por el combinado nacional. Era una de las esperanzas de la cantera azulgrana, a tal punto que debutó en Primera División a los 20 años en un partido de Copa Libertadores debido a la lesión de Agustín Orion a los 9 minutos de juego ante Libertad en Paraguay.

Sin embargo, su estreno estuvo lejos de ser el ideal. Su equipo perdió 2 a 0 y complicó sus posibilidades de avanzar de ronda en el torneo. "Debutar así es algo complicado, fue por la desgracia de una lesión de Orión", sostuvo. Tres días más tarde volvió a custodiar los tres palos de San Lorenzo, fue en la derrota por 3 a 1 en condición de visitante ante Rosario Central.

Estos dos partidos marcaron un quiebre y un giro inesperado en la carrera de este prometedor joven. "Yo venía con algunos inconvenientes y San Lorenzo decide traer a Hilario Navarro. Desde ese momento no volví a jugar, me dejaron apartado del plantel profesional, algo que en su momento también le hicieron a Sebastián Saja. Fuimos un grupo que nos dejaron aparte, pero tampoco dejaban que nos fuéramos. Tuve que esperar dos años para poder salir", esbozó con dolor.

"Después de dos años inactivo me fue difícil encontrar un club. Mi representante me decía que algo iba a salir, pero nunca aparecía nada. Luego, por mis propios medios, conseguí ir a Almagro, que en ese momento estaba en la B Metropolitana", rememoró el portero. Desde ese entonces, Centeno decidió manejar su carrera; sin la presencia de ningún intermediario.

Pese a la decisión que tomó el Ciclón de excluirlo y privarlo de entrenar en las mismas condiciones que sus compañeros, él no le guarda rencor a la institución; le está agradecido. "San Lorenzo me dio mucho, estuve muchos años en la pensión. En los clubes grandes hay sólo una oportunidad. Y cuando no te va bien pasan estas cosas", confesó.

"La suerte también influye, estar en el momento justo. Desde mi salida de San Lorenzo comencé a manejarme solo, no quise más representante; y eso hace todo un poco más difícil. Pero no me arrepiento. Estoy muy contento por la carrera que hice", recalcó el '1'.

Tras su salida de San Lorenzo, la carrera de Centeno se centró en el Ascenso. Además de Almagro, club del cual es hincha y en donde se ganó el cariño de la hinchada, pasó por Almirante Brown, Defensores de Belgrano y Gualaceo de la Segunda División de Ecuador, donde no logró adaptarse. "La ciudad era muy chica, en la montaña. Me costó acostumbrarme. Tuve una lesión en la rodilla, y estar fuera del país y lejos de mi hijo… No me pude acostumbrar. Tuve un rápido regreso", le confesó a Infobae.

En su vuelta tomó una arriesgada decisión, reinventarse cerca de sus raíces y afectos. Recaló en El Porvenir de San Clemente, elenco que milita en el Torneo Regional de la Costa Atlántica y se reforzó con la clara intención de ingresar al Federal A. Allí compartirá plantel con varios jugadores con pergaminos, como el TotiRíos (ex Independiente), Luciano Olguín (ex Racing), Jorge Chiquilito (ex Defensores de Belgrano y Dock Sud) y Mariano Lutzky (ex Temperley).

"Espero tener un buen torneo y coronarlo con un ascenso. Me siento cómodo, volví a mis raíces. Volver a vivir en Pinamar, donde me crié, es algo muy lindo", afirmó con felicidad y esperanza. "No lo veo como un retroceso, es una posibilidad. Nos estamos preparando para grandes cosas. Se trajeron jugadores de jerarquía, como el Toti Ríos. Estoy contento por ser parte de este plantel", añadió.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS